6 comentarios el “Espárragos frescos en vinagreta

  1. Este mismo plato me hicieron una vez en un restaurante de Gijón (creo que la vinagreta era más o menos igual), ya que al ser vegana no tenían nada en la carta para ofrecerme y de primero (para la cena) me prepararon esto. La verdad es que me gustó bastante la combinación de espárragos + vinagreta. Ahora al ver la receta me he acordado y creo que me voy a animar a prepararlo en casa, que además es una comida muy ligera. Gracias por compartirla 🙂

    • La verdad es que no me he inventado nada 😉 es una vinagreta básica con pimiento y cebolla. Pero en lo simple a veces está la grandeza de la cocina. Y el espárrago fresco es desde luego un producto que hay que respetar sin enmascarar el sabor. Seguro que te va a gustar 😀

  2. Vaya por delante que me encanta tu blog y que he probado con éxito bastantes recetas. Pero aunque no la he probado exactamente así, le veo una pequeña pega a esta receta. Vivo cerca de Alemania y allí todas las primaveras se desata un auténtico furor gastronómico alrededor del espárrago, que es prácticamente desconocido en conserva y sólo se come en temporada. No hay restaurante que no ofrezca sus espárragos frescos. La verdad es que fue mi primer contacto con ellos. Aquí se toman con mantequilla o salsa holandesa. Al principio, con mi mentalidad española en casa los aliñaba con aceite y oliva y un poquito de vinagre, pero son sabores muy dominantes y la verdad es que creo que el sabor es tan delicado que se disfrutan mejor con un poco de mantequilla (o margarina). Creo que una vinagreta le va mejor a los espárragos en conserva.

    • Qué quieres que te diga, sobre gustos no hay nada escrito 😉

      Aún así, como digo en la receta, la selección del aceite de oliva y la cantidad de vinagre, que debe ser escasa, son fundamentales para equilibrar el plato. Un aceite amargo y picante, como por ejemplo un picual, en mi opinión es una elección desafortunada. Lo mismo que el vinagre excesivo, en mi opinión se debe insinuar, pero la cantidad es muchísimo menos que en una vinagreta clásica.

      Pero para mí la clave está en la cebolleta, que es fundamental. Una cebolla, por muy suave que sea, estropea el plato.

      En cualquier caso, decirte que a mí me gustan también con mantequilla, y me fascinan con salsa holandesa, pero esta es otra opción, además bastante clásica en la cocina española 🙂

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s